El uso de los teléfonos móviles obligan a adaptarse

07/07/2018

El uso de los teléfonos móviles obligan a adaptarse

Un 87% de las líneas móviles en España corresponden a smartphones, con capacidad de conexión Wi-Fi, y casi la mitad de los usuarios lo mira al menos cincuenta veces al día. El 50% del tráfico de datos en Europa corresponde al uso de redes sociales como Facebook, por lo que el marketing social abre un amplio abanico de oportunidades para todo tipo de negocios.

“¿Tiene Wi-Fi?” Esta pregunta es habitual desde hace muchos años en cualquier ciudad. Lo increíble, según expertos en marketing, es que todavía existan reticencias en el colectivo de pequeños empresarios a ofrecer un servicio gratuito de Wi-Fi a sus clientes. Hay datos más que suficientes que sugieren una tendencia hacia nuevas formas de relacionarse, de comunicar y de vender. Se trata de un mundo basado en nuevas realidades, y una de ellas es, para bien o para mal, la dependencia al teléfono móvil.

Vivimos pegados al teléfono. Así lo refleja el último Informe Mobile en España y en el Mundo, publicado por la consultora de estrategia digital Ditrendia. España es el país con mayor penetración de teléfonos inteligentes del mundo. El 87% de las líneas móviles registradas son smartphones, y siete de cada diez usuarios lo utiliza cada día para conectarse a Internet. Casi la mitad de usuarios confiesa que mira su pantalla al menos cincuenta veces al día. El informe de Ditrendia calcula también que el 50% de todo el tráfico de datos en el llamado mundo desarrollado, se dirige a plataformas sociales como Facebook. La gran mayoría de perfiles activos se conecta a esta red social usando el móvil, al menos, catorce veces en veinticuatro horas. Es a todas luces un mercado enorme.

La tecnología facilita aprovechar el crecimiento de la demanda Wi-Fi

Es poco menos que una temeridad no aprovechar lo que está pasando. En 2010 todavía había quien discutía con argumento las ventajas de ofrecer Wi-Fi a los clientes, pero hoy las posibilidades de promoción y crecimiento son demasiado grandes. Si se aprovecha bien, regalarle Internet a la gente es una de las mejores inversiones que se pueden hacer. Es barato y efectivo.

¿Pero cómo “aprovechar bien” este regalo? La respuesta está en la propia tecnología y el nuevo software, que permite habilitar cualquier local en apenas unos minutos de forma segura. Otra baza importante es el marketing social. Estar presente en las redes más visitadas por clientes en potencia se ha convertido en una estrategia indispensable para compartir servicios, ofertas y todo tipo de mensajes comerciales. Al ofrecer Wi-Fi gratis a un cliente, se le puede pedir a cambio que comparta una mención sobre el negocio con sus contactos de redes sociales, multiplicando así su alcance. Es lo que los mercadotécnicos llaman Social Wi-Fi o Wi-Fi Social, que además incluye poder recopilar datos (legales) de interés de los que se conectan a una red Wi-Fi gratuita.

Negocios de cualquier tamaño pueden colarse en el móvil de su cliente casi gratis

Aunque la oferta de Wi-Fi gratuito sirve, por supuesto, también para usuarios de tabletas y portátiles, lo cierto es que el usuario móvil es uno de los objetivos principales de las empresas en el mundo. La publicidad en móviles ha hecho ganar millones de dólares en ingresos, y se espera que la cantidad se multiplique rápidamente en próximos años. La gran novedad con respecto a épocas pasadas es que hoy cualquier negocio, sin importar su tamaño, puede hacer ruido en la red y colarse en los teléfonos móviles de mucha gente, en sus redes sociales y en su día a día. ¿A qué precio? A la larga, casi gratis.

El truco del Wi-Fi social es hacerlo sencillo. Con sistemas como el de PortalSocial es posible recopilar toda la información relevante de nuestros clientes y programar promociónes o campañas sin esfuerzo. El proceso está en buena parte automatizado. Si sabes enchufar un cable y seguir instrucciones muy simples, lo demás depende sólo de lo bueno que sea aquello que vendes.

La hoja de ruta está marcada desde hace tiempo, o al menos eso es lo que se desprende de un vistazo a los foros más populares de telefonía y e-marketing. Cada vez habrá móviles más inteligentes, aplicaciones más complejas y soluciones más enfocadas a alimentar la dependencia virtual del siglo XXI. Algunos estudiosos van incluso más allá y aseguran que, al igual que en la Revolución Industrial, los que no se adapten a los nuevos tiempos acabaran por quedarse estancados en el pasado sin posibilidad de competir.

“¿Tiene Wi-Fi?” es una pregunta que poco a poco dejará de escucharse, precisamente, porque cada vez habrá menos locales de comercios que no lo ofrecen. La siguiente pregunta es, sin embargo, casi más importante. “¿Quién se ha quedado atrás?”.

Porque para bien o para mal, la telefonía móvil y la tecnología inalámbrica es ya parte de nosotros. En empresas como PortalSocial, se encargan de buscar las mejores soluciones para cada tipo de negocio.